***El barco Del DestinO (primera parte)***

Lo voy publicar en dos partes:

“El Barco del destino”

De niño vivía en una aldea pequeña cerca del muelle, me encantaba el mar y observar las olas chocar contra las rocas. Esta afición supongo que fue heredada de mi madre, pues ella se quedaba horas con la mirada en la distancia, tenía un brillo en sus ojos que me sabia a melancolía. Cuando le preguntaba qué era lo que le ocurría, con un tono de voz tan dulce y puro volteaba delicadamente y me decía: “Contemplo a tu padre de quien estoy locamente enamorada”, nunca entendí bien que me quería decir, pero no me atrevía a preguntarle.

Un día un hombre desembarco en el pueblo, su barco era tan grande y majestuoso, que todo el pueblo, atraído por la curiosidad se congregaba alrededor de los tripulantes. El capitán, a mi parecer, era un hombre joven pero que al mirarlo podías sentir que él había vivido más que cualquier anciano del pueblo.

La gente congregada alrededor le empezó a hacer preguntas de todo tipo, el contestaba a todas las preguntas con una amabilidad sorpréndete. Yo también tenía una pregunta que hacerle, me acerque un poco tímido y él me miro directo a los ojos, un profundo silencio se comió mis palabras, pero con todo el valor que pude rescatar de mi alma le dije sin despegar la mirada de sus ojos negros como la noche.

Me hubier gustado que mis palabras fueran mas elocuentes, pero con mis 10 años apenas cumplidos fue esto lo que pude decirle

-Me gustaría ser como tu… tan valiente… tan grande y… tan sabio,  ¿puedes llevarme contigo?

Baje la mirada y con lagrimas en mis ojos grite

-¡QUIERO SER IGUAL DE FUERTE QUE MI PADRE Y PODER UNIRME A EL EN EL MAR!-

El capitán del barco sorprendido me dijo con una ternura infinita: – ¿Quien es tu padre?-

Le mire a los ojos y dije entre balbuceos

– no  le conozco… pero mi madre le amaba mucho… siempre que me habla de él… se enorgullece… y me ha contado de sus grandes proezas- dije esto y mi alma se encendió como si fuera un volcán estallando con todas su fuerza, tome aliento y con mi alma encendida poseído por el orgullo seguí diciendo

– y aunque parece ser que ha muerto, yo se que está ahí en el mar pues todo buen marinero termina uniéndose al mar y se convierte en el,  por eso quiero ser como él, viajar por el mar, crecer y hacerme fuerte, y así mi padre estará orgulloso-

El capitán sonrió y dijo – Tienes un padre muy interesante y una madre muy fuerte, pero no te puedo llevar con migo aun eres muy pequeño- hizo un una pausa y empecé a entristecerme, pero enseguida continuo- Pero puedo darte algunos consejos para que encuentres tu destino… es mas ya que toda esta gente está aquí y hay muchos niños que son como tú le contare a todos como viajar por este hermoso mar-

Y empezó a decir con una voz estruendosa y potente como la de un rayo,  de alguna manera ninguno de los presentes sentía miedo, más bien lo que se respiraba en el aire era un respeto al hombre que tenían enfrente de ellos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: