***La mirada corrupta -Prologo-***

private_investigators_in_tulsa.146135744_std

Me encontraba en mi oficina polvorienta detrás de mi escritorio, donde abundaban casos y casos que no había logrado concretar.  Un poco de melancolía embriagaba mi alma y el whisky no me ayudaba a mejorar mi estado de ánimo.

Esa noche se sentía mas fría de lo habitual, el viento parecía deletrear sufrimiento con una voz dolorida y cansada, al parecer el viento nació en el mismo lugar que mi alma, ya que su humor siempre es parecido.  Una silueta muy esbelta asomaba por mi puerta, y eso solo puede significar una cosa, problemas. Las mujeres tienen escrita esa palabra por todo el cuerpo; mas sin embargo siempre me han gustado los problemas.

Era una chica alta con porte elegante, llevaba un cigarrillo largo y un abrigo de Ming, de esas chicas que suelen presentarse en una oficina de un detective de poca monta como yo con un caso extremadamente peligroso. Como yo ya lo sabia y como amo el peligro decidí correr el riesgo, solo los riesgos nos prometen tiernas recompensas.

– Me han contado… que usted toma cualquier tipo de caso… por más extraño que sea

– Espero que también le hayan contado que mientras mas peligroso sea el caso, pues mis honorarios  aumentan señorita.

– El dinero no es problema detective.

– Me alegra que no lo sea, pero eso me dice que el peligro es increíblemente alto.

-… También me dijeron que no le temes a nada, así que pensé que eso no seria un inconveniente.

– No lo es, pero yo le pongo un precio a mi locura, así cuando regreso victorioso tengo razones para explicarla.

– Es un joven extraño.

– Es usted una dama con una belleza extraña y sutil, debería entenderme aunque sea un poco.

Se ruborizo un poco, lo cual me pareció un gesto muy inocente para tan extraordinaria belleza y con un coqueteo leve, me sonrió.

– Es cierto que considero  bello lo que es extraño.- Lo tome como un cumplido, bien me hacia falta.

– Le aseguro que solo encontraremos belleza en lo que nuestra razón no alcanza a comprender, por que ahí se esconden las cosas mas bellas. Pero por favor, deme los detalles de este caso.

– Vera usted, Mi padre nos heredo una mansión en lo alto de una montaña al sur del poblado de Pluckley. Se cuentan historias absurdas sobre esas tierras… usted sabe, cosas de fantasmas y charlatanerías de esas.

En lo que a mi concierne jamás he visto uno. Pero los trabajadores que contarte se asustaron demasiado después de que uno murió en un accidente muy extraño, lo encontraron calcinado en un cuarto que no tenía ni siquiera vestigios de algún fuego cercano.

A mi parecer alguien no quiere que remodele esa casa, los lugareños son muy apegados a sus tradiciones y dicen que las tierras están malditas. Así que decidí enviar gente de mi confianza a terminar las remodelaciones.

Mi hermano y mi tío accedieron a llevar gente que fuera de su confianza, pero… meses después  mi tío me marco con la terrible noticia de que mi hermano sufrió un trauma tan severo que lleva un mes en coma en el hospital. – Se le entrecortaron la palabras y la mirada vago de un lado a otro buscando consuelo, parece que lo encontró en mis ojos.  Si se puede decir que tengo algún poder o talento, debe ser algo relacionado con mis ojos. Pueden convencer a la serpiente más venenosa que no sabe morder.-

El… el esta muy pálido y cuando los doctores revisaron sus pupilas pareciese que el brillo de sus ojos fue suplantado por una oscuridad corrupta.

Pero eso no feo lo peor, mi tío empeñado en descubrir que sucedió fue un día a la mansión, pero horas después sus trabajadores preocupados fueron a buscarlo.  Solo encontraron un charco de sangre saliendo de un cuarto muy peculiar, pero el cuerpo de mi tío no estaba en el cuarto ni en toda la mansión, no lo hemos visto desde entonces.

Yo no sé que hacer detective, los policías de la localidad están igual de locos que los lugareños, ellos mismos temen entrar en la mansión y aunque lo hicieron, no me parece que su investigación este siendo muy productiva.  Lo único que dicen es que probablemente fue el mismo asesino loco que mato al trabajador calcinado. Pero yo les veo el temor en sus ojos, no van a ayudarme mucho.

– Ya veo señorita, como vera no soy un detective paranormal, pero los casos paranormales me persiguen, debe ser algún demonio que marco mi puerta para atraerlos, o que se yo. Pero yo he visto cosas tan terribles que esos policías acostumbrados al miedo, se asustarían de solo leer algunas cuantas líneas de los expedientes de mis casos. Entiendo que usted no cree en fantasmas, y a decir verdad yo quisiera no creer en ellos. Pero una cosa si se, los fantasmas no matan; “teme de los vivos” decía mi padre, solo ellos pueden dañarte físicamente. Sin embargo, me interesa su caso mañana mismo empiezo mi investigación.

1314830258_245750978_1-Fotos-de--Investigador-privado

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: