***Extraño en tierras extrañas***

lovely_time_by_popoks-d4cj5njEl reloj marcaba las 8 P.M. ¿o serian las 9 P.M.? Hace mucho que no cambio la hora. Aquellos que inventaron el tiempo mueven las horas como si tuvieran poder sobre él, como si este de verdad siguiera algún patrón constante. Locos no comprenden que no existe el tiempo.

Aun así, camine por las calles atestadas de gente. Como todos los días.  “Días” esa palabra que usan para contar su existencia. Así le pusieron por que el sol brilla y la oscuridad se oculta. Ciegos, Si pudieran ver que se oculta en sus rostros y habita en sus corazones.

Algunos vibran de felicidad y otros se estremecen de tristeza. Probablemente mañana sea todo lo contrario. Siempre quejándose del pasado y añorando futuros improbables. Tontos,  si dejaran de pensar en esas cosas, tal vez sus ojos miraran el presente y podrían vivir.

Era justo lo que antes hacía yo, ¿Ese era yo? No, ese era otro, y usaba mi mismo rostro.

Tengo hambre, siempre la he tenido. Antes era hambre de conocimiento, ahora solo necesito comida para mantener con vida esos conocimientos. Dime tu ¿los necesitaba tanto como la comida? El gato no contesto y siguió hurgando el basurero. Seguramente el también tenía hambre.

– Mami, mami ¿qué le pasa a ese hombre?, se ve hambriento.- Grito una niña al verme pasar.

– Deja de tontear y apúrate que vamos a llegar tarde al colegio.- Contesto la madre.

Claro solo la inocencia tiene ojos para ver la realidad. Aquellos que ya la perdieron solo ven fantasmas en las calles, fantasmas de la realidad. Tan ciegos y tan locos.

Comí, claro que comí, una de esas hamburguesas tan comunes con una gigantesca “M” amarilla en la caja. De esas que gritan cómeme, aunque sean basura, no solo los gatos comen de la basura me susurro una paloma.

Siempre hay curiosos que tiran monedas a los fantasmas como yo, tratando de regresarlos a la realidad. A su realidad, ¿Quién les dijo que quería volver? Ciegos no pueden verme como yo a ellos. Los puedo ver con tal nitidez que lastiman mis ojos,  los rasgos de su alma brillan ante la luz del Sol, pero ¿Quién puede verlos? Al menos ellos ni se fijan. Solo a oscuras revelan su alma, y solo algunos quieren verla.

482925_10151036704706682_331407317_n

Seguí caminando sin rumbo, ¿alguna vez tuve rumbo? Alguna vez creí tenerlo. Nadie lo tiene.

Olía a libros, a conocimientos, a arte. Seguí mi olfato y acabe en una librería, de alguna manera me sentí como si regresara a casa. ¿Alguna vez fui escritor? No lo sé.  Solamente soy un extraño en una tierra extraña, me dije. El pasado no existe, solo el presente.  Y en este presente estoy rodeado de viejos amigos. Las lágrimas se me salen de los ojos sin permiso alguno,  lagrimas de alegría, de reencuentro.

Leí, claro que leí, me sumergí en una historia de un escritor que me sonaba de algo. Cada letra, cada palabra, cada párrafo y cada página me llenaban de vida. Me sentía libre, curiosamente el escritor hablaba sobre la esclavitud que nuestra mente era capaz de crearnos.

Recordé sueños, recordé habitaciones confortantes, recordé la tinta, recordé las páginas, recordé alegrías, recordé tristezas, recordé amor. ¿Quién era antes? ¿Qué soy ahora? ¿Qué quiero ser? ¿Seguí mis sueños? ¿Luche por mis metas? ¿Alguna vez reí? ¿Alguna vez ame? Peor aún ¿alguna vez me amaron?

Todas esas preguntas regresaron a mi cabeza, como si alguna vez  hartas de estar despiertas día y noche y muertas de cansancio, hubieran azotado el suelo de mi cabeza  sin posibilidad de despertar. Ahora por fin despiertan de ese letargo.

Oía ruido a mí alrededor, alguien me gritaba algo; “salga de aquí”  “llamare la policía”  “Me está oyendo” “tiene que irse de aquí” Solo una me despertó. “Deje ese libro, por favor” dijo una chica muy linda que se había acercado a mí.  Un recuerdo me golpeo como una bala directo al corazón. “Deja ese libro de una buena vez ¿que no vez que te está destruyendo? Nos está destruyendo…” Eran palabras que ella había dicho. Ella…

Salí corriendo de la biblioteca con los recuerdos como cuchillos perseguidores que cortaban partes de mi mente y partes de mi corazón.

Conocimiento, orgullo, poder, dinero, peleas, malos entendidos,  gritos, confusión, desesperación, abandono, dolor, alcohol, drogas, calles, callejones, lluvia, olvido…

Una lista resumida de lo que yo había vivido y que había odiado ser. En las calles había matado mis sentidos, había matado todo excepto mis pensamientos. Pero los mantenía alejados de mi pasado.

Recordé que solo existía el presente, ¿quién me había enseñado eso? ¿El gato? ¿La paloma? ¿Esa anciana que siempre hablaba de Dios? ¿Yo mismo? Como fuera, era verdad. Todavía tenía presente y por lo tanto había la posibilidad de un futuro.

Mire el reloj en la torre de la iglesia… sonreí, apenas eran las 8 P.M.

Repair_the_damage_done_to_me_by_AdonisWerther

Una respuesta to “***Extraño en tierras extrañas***”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: