Archivo para destino

***El Barco del DestinO (segunda parte)***

Posted in Reflecciones y poemas with tags , , , , on abril 19, 2010 by Emmanuel

Segunda Parte:

– Elevad las anclas de vuestro pequeño barco y emprended este viaje de aventura tal y como yo lo hice una vez cuando mi espíritu aun estaba joven.

Recorred este inmenso mar,  llenad vuestro barco de tesoros y buenas amistades y llevad  vuestros mejores valores a la mar, no dejéis que nada os detenga.

Pero cuidad muy bien la tripulación que has de elegir, no deis lugar a las dudas y temores, llevad en cambio al coraje y la valentía, pues necesitaremos de su fuerza en las tormentas venideras.

Subid también a la astucia esta te  salvara más de una vez.

También necesitareis de la sabiduría y el discernimiento pues sin estos dos no podrás trazar el mapa de tu camino ni tampoco elegir la mejor dirección para llegar a vuestro próximo destino.

Subid a la bella Esperanza junto con su tierna hermana Fe, se que dicen que es de mal augurio llevar mujeres abordo, pero la verdad yo no podría continuar sin esperanza ni sin la tranquilidad de fe.

Llevad a “Amor” al camarote más lujoso de vuestro barco y cumplidle todos sus caprichos, pues el amor siempre te dará más de lo que tú puedas ofrecerle, esta es una manera de recompensarle por ser tan especial. Tampoco os olvides de su madre la alegría, ella siempre organiza las mejores fiestas en cubierta.

Por cierto si queréis que vuestro viaje se expanda hasta navegar por dimensiones lejanas, no os olvidéis de llevar un músico, pues con la música podéis viajar entre dimensiones. La clave para entrar está en la locura, no me malinterpretéis la locura solo es una ilusión, una máscara, una aparente verdad, ante los ojos del mundo podréis parecer loco pero esa solo es una máscara que necesitareis para que vuestros perseguidores no os sigan entre dimensiones y para que vuestros prejuicios desaparezcan y así se muestre la llave para entrar a un sinfín de dimensiones.

La mente el corazón y el alma  son vuestros mas valiosos tripulantes. Dejad que el alma se ocupe del timón y sea vuestro capitán, el corazón vuestro guía y consejero, a la mente dejadla en el puesto de vigilancia, ya que necesitareis de su visión e inteligencia.

…Así el alma seguirá su intuición aconsejada de vuestro corazón y la mente pensara solo cuando haya  tierra a la vista.-

Con esta frase termino su discurso, sentí una emoción indescriptible, quería salir hoy mismo en busca de mi destino.

A lo lejos vi llegar a mi madre , venia con un hermoso vestido y corria hacia donde nos encontrábamos, al llegar abrazo a este hombre que nos había hablado de cómo viajar entre dimensiones.

-Amor por fin vuelves, sabía que regresarías, todos  los días espere en este muelle tu regreso-

Con sentimientos encontrados voltee a ver el que ahora sabía que era mi padre, y este sonrió y le dijo a mi madre:

-Amor, que le has enseñado este niño, lo he reconocido desde el primer momento en que le vi, y cuando empezó a hablar sentí que estaba hablando yo mismo. Es mi viva imagen, tiene el mismo espíritu que tenía cuando era joven- mientras decía esto me revolvía el cabello, y yo me sonrojaba de emoción.

Con ua sonrisa mi madre bromeo – Todavía estas joven, mírate que guapo vienes, no me extrañaría que hayas roto muchos corazones en el camino, aparte como habría de esperarse tu hijo heredo tu espíritu y estoy muy orgullosa de el-

Mi padre empezó a reírse y dijo- Sabes que solo tengo ojos para ti cariño, por ahora hay que celebrar mi regreso, quiero contaros a todos lo que he vivido en estos años, traigan mucha cerveza pues es una larga historia-

La gente empezó a reírse y los gritos de emoción se elevaron por los aires, todos fuimos al bar y ahí es donde se empezó a contar la historia de un hombre que no solo ha recorrido los siete mares sino que ha conocido miles de dimensiones en tan solo 7 años…


***El barco Del DestinO (primera parte)***

Posted in Reflecciones y poemas with tags , , , on abril 19, 2010 by Emmanuel

Lo voy publicar en dos partes:

“El Barco del destino”

De niño vivía en una aldea pequeña cerca del muelle, me encantaba el mar y observar las olas chocar contra las rocas. Esta afición supongo que fue heredada de mi madre, pues ella se quedaba horas con la mirada en la distancia, tenía un brillo en sus ojos que me sabia a melancolía. Cuando le preguntaba qué era lo que le ocurría, con un tono de voz tan dulce y puro volteaba delicadamente y me decía: “Contemplo a tu padre de quien estoy locamente enamorada”, nunca entendí bien que me quería decir, pero no me atrevía a preguntarle.

Un día un hombre desembarco en el pueblo, su barco era tan grande y majestuoso, que todo el pueblo, atraído por la curiosidad se congregaba alrededor de los tripulantes. El capitán, a mi parecer, era un hombre joven pero que al mirarlo podías sentir que él había vivido más que cualquier anciano del pueblo.

La gente congregada alrededor le empezó a hacer preguntas de todo tipo, el contestaba a todas las preguntas con una amabilidad sorpréndete. Yo también tenía una pregunta que hacerle, me acerque un poco tímido y él me miro directo a los ojos, un profundo silencio se comió mis palabras, pero con todo el valor que pude rescatar de mi alma le dije sin despegar la mirada de sus ojos negros como la noche.

Me hubier gustado que mis palabras fueran mas elocuentes, pero con mis 10 años apenas cumplidos fue esto lo que pude decirle

-Me gustaría ser como tu… tan valiente… tan grande y… tan sabio,  ¿puedes llevarme contigo?

Baje la mirada y con lagrimas en mis ojos grite

-¡QUIERO SER IGUAL DE FUERTE QUE MI PADRE Y PODER UNIRME A EL EN EL MAR!-

El capitán del barco sorprendido me dijo con una ternura infinita: – ¿Quien es tu padre?-

Le mire a los ojos y dije entre balbuceos

– no  le conozco… pero mi madre le amaba mucho… siempre que me habla de él… se enorgullece… y me ha contado de sus grandes proezas- dije esto y mi alma se encendió como si fuera un volcán estallando con todas su fuerza, tome aliento y con mi alma encendida poseído por el orgullo seguí diciendo

– y aunque parece ser que ha muerto, yo se que está ahí en el mar pues todo buen marinero termina uniéndose al mar y se convierte en el,  por eso quiero ser como él, viajar por el mar, crecer y hacerme fuerte, y así mi padre estará orgulloso-

El capitán sonrió y dijo – Tienes un padre muy interesante y una madre muy fuerte, pero no te puedo llevar con migo aun eres muy pequeño- hizo un una pausa y empecé a entristecerme, pero enseguida continuo- Pero puedo darte algunos consejos para que encuentres tu destino… es mas ya que toda esta gente está aquí y hay muchos niños que son como tú le contare a todos como viajar por este hermoso mar-

Y empezó a decir con una voz estruendosa y potente como la de un rayo,  de alguna manera ninguno de los presentes sentía miedo, más bien lo que se respiraba en el aire era un respeto al hombre que tenían enfrente de ellos.